Uno de los mayores costes es el gasoil, la biomasa o la electricidad utilizados para calentar.

¿Cual sería el ahorro de energía mediante una sistema de calefacción por aerotermia en una granja porcina?

Desde principios de octubre de 2016 venimos haciendo una comparativa de consumo de 2 pabellones con maternidades de tamaño equivalentes, situados en una graja porcina en Navarra. El primero dispone de calefacción con biomasa, quemando residuo de hueso de aceituna. El segundo ha sido equipado con un nuevo sistema de aerotermia.

¿Cuales son los resultados de esta comparativa de calefacción con Biomasa y Aerotermia en una granja porcina?

El periodo de estudio ha ido desde octubre de 2016 a febrero de 2017 incluidos (5 meses, con la parte fuerte del invierno).

Se han contabilizado las toneladas de biomasa consumidas en un pabellón de acuerdo a las facturas de compra. El consumo eléctrico del sistema de aerotermia de la otra nave han sido medidos por un contador eléctrico independiente. De esta forma distiguimos el consumo de los equipos de aerotermia del resto de consumos eléctricos de la granja.

La nave con 16 salas que continua con la caldera de biomasa lleva gastados 8.903 € en coste del residuo de hueso de aceituna. Sin embargo la nave con 15 salas, dotada del sistema de aerotermia, lleva gastados 3.590 € de energía eléctrica. Se debe considerar que en esta última se han instalado placas calefactoras Lamapor de alta eficiencia, que también contribuyen al ahorro disminuyendo la demanda. ( Ver gráfica en fotogalería )

Pero ¿Qué es la aerotermia?

Es una fuente de energía parecida a la Geotermia (ambas bombas de calor) pero que toma calor del aire. Es más asequible y sencilla de ejecutar porque se evitan las perforaciones en el suelo.

Ambos sistemas “bombean” calor, en este caso desde el exterior, tomando calor del aire, hasta el interior. En vez de una bomba utiliza un compresor que consume energía eléctrica. Trabajan con temperaturas exteriores de hasta -20ºC.

La clave está en que por cada kilovatio-hora que se consume se “bombean” entre 2 y 6 kilovatios-hora. La distribución del calor en el interior tiene lugar mediante el sistema tradicional de calefacción. En el caso que nos ocupa por placas calefactoras de agua.

Puedes encontrar más información de esta solución, que actuamente se comienza a extender para calentar nuestras viendas, en Wikipedia. Buscando “Bomba de Calor”.

Es el mismo sistema que utiliza nuestro frigorífico que “bombea” calor desde el interior a 6ºC hasta una rejilla que tiene detrás. Si alguna vez te has fijado suele estar caliente. El efecto es que al sacar el calor del interior (y mandarlo a la rejilla de atrás para que lo disipe), la temperatura del interior baja y eso hace que los alimentos puedan mantenerse fríos.

Su aspecto es el de la foto de la parte superior, los equipos blancos semejantes a un aire acondicionado.

Para más información como valor de la inversión y otros detalles, podeís solicitadnos este caso de estudio en: info@solarfam.com

Publicado: 19 de Junio de 2018